ALEMANIA ASEGURA QUE LA BÚSQUEDA DEL SANTO GRIAL TERMINA EN VALENCIA

El director alemán Alexander Landsberger junto a su equipo de la televisión pública ZDF se desplazó hasta Valencia el pasado mes de octubre para rodar junto a la Dra. Ana Mafé García un documental basado en las investigaciones centradas en el Santo Cáliz de la Catedral de Valencia.

Es la segunda vez que los alemanes vienen a buscar el Santo Grial a España. La primera fue en los años 40 del siglo pasado. Por suerte quien vino a por él se equivocó de destino. En lugar del Real Panteón Monasterio de San Juan de la Peña en Huesca, el Reichführer Heinrich Himmler acudió a Montserrat. Y por ello se fue de vacío.

Este domingo 9 de agosto el canal alemán de TV pública ZDF lanza en primicia mundial el estreno del documental basado en la tesis de la Dra. Ana Mafé García.

El Santo Cáliz con toda probabilidad es la copa que tuvo entre sus dedos Jesucristo en la última cena poco antes de morir en la cruz. El Santo Grial es además un símbolo que se asocia al poder y a la sangre. Es en realidad uno de los objetos de culto más buscados del Medievo occidental. Desde su irrupción en la literatura, esta copa de bendición en la que Jesucristo bebió promete poder, influencia y vida eterna.

La Dra. Ana Mafé explica en el documental las pruebas que demuestran haber encontrado en la Catedral de Valencia el recipiente sagrado, conocido también por el nombre de Santo Cáliz. La pieza es presentada en la Capilla del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia por el Dr. Jaime Sancho Andreu quien ha sido su custodio celador durante los últimos veinte años.

La tradición considera que la taza oscura y brillante que se muestra en Valencia es el verdadero Santo Grial.

La doctora en Historia del Arte Ana Mafé García muestra en el documental parte de sus estudios científicos llevados en el Laboratorio de Historia del Arte de la Universitat de Valencia junto a la Dra. María Gómez, que evidencian que la copa que hay en Valencia es una verdadera “copa hebrea de bendición” de hace más de dos mil años, perteneciente a una familia judía descendiente de la tribu de Judá. La pieza está catalogada arqueológicamente como KOS KIDUSH ESTHER – VALENCIA, 2018. Y es la única copa entera de estas características que existe en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.